jueves, 9 de octubre de 2014

El diseño Industrial en México ante la globalización :: Alejandra Velazquez

Por Alejandra Velázquez
Por medio de la lectura podemos entender que la globalización no ha sido un factor que contribuya al desarrollo del diseño, por lo menos en países como México. En los cuales aún se lucha porque haya un desarrollo económico y social equitativo.

La globalización propone de cierta forma que el mundo sea concebido holísticamente, como un todo. El problema de este modelo es, que dentro de ese todo no hay balance y el mismo modelo se ha ido desviando hacia el beneficio de pocos.

Así mismo creo que el diseño ha seguido este modelo y tampoco beneficia a una sociedad completa ni satisface necesidades “reales”. Sólo busca atender las necesidades del mercado, que son puramente económicas y el mercado a su vez satisface necesidades que no son esenciales de los pocos que pueden pagar los productos y servicios que desarrollan.

Es claro que el mercado se ha posicionado ante la mente del diseñador como algo completamente necesario para el éxito profesional. Muchos diseñadores se rigen por el poder adquisitivo que pueden llegar a tener y con esto viene el reconocimiento.

El diseñador actual mexicano fue enseñado a diseñar para una parte de la población mínima, dejando a todos los demás sin acercamiento real a la cultura del diseño. Y aunque hay muchas buenas propuestas creo que en México el valor que se le da al diseño es meramente formal y esto propensa la búsqueda de que el mercado al cual se quiere llegar tenga un poder adquisitivo muy grande. El diseñador aprendió que el éxito profesional viene de la cantidad de dinero que puede adquirir y no de las necesidades que puede satisfacer, aspira a tener más, vender más y ser reconocido.

Creo que el diseñador puede más que eso. El diseño ya dejó de ser la parte en la cual los objetos son sólo estéticos. El diseño realmente podría estar en todas partes y no sólo basarse en impactar a la cultura material, sino a la cultura general. Podría ser un motor de producción, un motor económico, un motor social de desarrollo.

El diseño como bien sabemos es un motor de propuestas y un motor de soluciones, pero no lo hemos sabido dirigir correctamente y México aunque vive una fase en la cual el trabajo del diseñador está siendo valorado más y más, también vive un momento en el que ese diseño sólo se está enfocando a la creación de objetos de lujo, objetos que ni siquiera representan la identidad mexicana y por lo tanto no la fortalecen.

Lo anterior se puede volver a relacionar directamente con la globalización, ese todo que poco a poco ha ido permeando a la sociedad, ha generado un desapego y un desarraigo de la cultura e identidad mexicana. Cada vez el diseñador se aleja más de ésta y así como sólo trata de impactar a un punto mínimo en la población, de la misma forma trata de impactar fuera sin primero impactar dentro. Y creo que en efecto, el diseño mexicano debería ser reconocido internacionalmente, pero ¿cómo se puede lograr esto si ni siquiera podemos apreciarlo nosotros mismos?

La enseñanza del diseño ha sido un poco superficial, como menciona el texto, el diseñador no ha tenido experiencias que lo vinculen directamente con los problemas culturales “reales” de la sociedad para la cual va a diseñar. Y tal vez esto influyó en la manera en la que el diseño se desenvuelve actualmente.

Si el diseñador logra entender su contexto antes de enfrentarse a éste, puede que tenga un mejor manejo de sus capacidades y las enfoque correctamente. Y no sólo entenderlo sino comprometerse con él. No significa que todo tenga que ser diseño social o desinteresado, porque al final es su profesión y a la larga su manutención. Pero sí puede tener una visión más amplia de lo que necesita la sociedad e impactar de manera benéfica en ésta, sea en el sector de diseño al cual se dedique, en todos hay un área de oportunidad bastante grande, así como un mercado que ni siquiera esta consciente de lo que es el diseño, al impactar en éste hay un beneficio mutuo entre sociedad (no sólo algunos) y diseñador.

Como profesionistas y como instituciones que enseñan el diseño lo más importante sería el dar paso a una cultura de diseño y no una cultura material.

No hay comentarios: