jueves, 10 de noviembre de 2011

Vania Traschikoff La transformación del diseño a la innovación

La historia de la producción de los objetos es tan antigua como el hombre mismo. El hombre es considerado como tal sólo a partir del momento en que crea sus propios medios de vida: cuando transforma la naturaleza.

El momento cumbre de nuestra disciplina se da en la Revolución Industrial, que comenzó en el siglo XVIII, hizo que se pasara de la producción individual a la división del trabajo en las fábricas.

El diseño industrial es un fenómeno vivo y dinámico. Y así como fue en la revolución industrial tenemos que tener muy presente que la tecnología e innovación es parte de nuestra vida cotidiana, al igual que el diseño de nuestros días no puede quedarse estancado en un mismo discurso, cambia y se mejora día con día, el cual va de la mano de la tecnología.

El autor de la lectura nos presenta varios puntos de vista, en cuanto a la transformación del diseño. Comencemos hablando sobre la sobreoferta de diseñadores, como él lo menciona, creo que es algo dramático el tono en el que l lo menciona, simplemente no creo que la carrera de diseño esté produciendo mas diseñadores que las que el mercado puede absorber, pero estoy totalmente de acuerdo en el punto que los diseñadores tienen que ser multidisciplinarios, como también lo menciona en otro de sus puntos, ya que debe conocer temas variados de acuerdo de los trabajos que deba realizar, lo cual lo convierte en un profesional permeable a los distintos estilos, clientes, usuarios, y problemas. Es investigativo y observador, utilizando métodos de análisis variables, y así obtener solidez del tema a tratar. El diseñador trabaja para el cliente de su cliente, es decir, para el usuario, la persona que utilizará el producto o servicio de la empresa de nuestro cliente, por lo que debe basarse en esta postura para llevar a cabo un diseño. Es por esto que se hacen observaciones hacia un “grupo objetivo”, su comportamiento, sus gustos, sus aficiones, sueños y miedos.

Pero existe otro punto en el que no concuerdo con las palabras del autor; “el objeto del diseño”, por lo mismo que creo que el diseño tiene un sinfín de gamas, creo que es muy razonable que este se encuentre dividido en sus diferentes especializaciones, de por sí creo que a la carrera le falta mucho para que puedas salir siendo alguien con bastante experiencia creo que sería imposible que existiera un diseñador para todo, aunque tiene parte de razón en decir que un diseñador tiene que ser capaz de diseñar cualquier cosa, pero creo que los conocimientos no son suficientes; en dado caso cada diseñador tiene como obligación investigar antes de llevar a cabo un proyecto, pero creo que eso es más bien personal, y depende de las expectativas que cada diseñador tenga para sí mismo.

Me llama la atención los puntos en donde habla de la estrategia y el diseñador anónimo, porque en efecto tiene total razón en cuanto a la primera, creo que a lo largo de este curso me he dado cuenta que el diseño está totalmente ligado a las carreras de administración, marketing, mercadotecnia entre muchas otras, y no funcionaria si no fuera por estas. El diseñador anónimo es algo que no había escuchado y no me había pasado por la mente, pero creo que también es un punto clave para el diseño, al parecer está en lo cierto de que no todas las empresas se pueden basar en el diseño de autor como muchas ocasiones se nos plantea, pero existen otras alternativas en donde podemos hablar de nuevo de que un diseñador tiene que ser multidisciplinario.

El mundo de hoy en constante movimiento ha hecho evolucionar las necesidades de las personas. El mercado avanza y no da pie a quien no va al ritmo. Es por eso que, en conjunto al mercado y sus clientes, el diseñador ha debido evolucionar. En tiempos antiguos, sólo se dedicaba a comunicar ideas en un papel desde la Segunda Revolución Industrial. Hoy, es un eslabón importante dentro de la gama de profesionales que se requieren en una empresa.

Una vez escuché una frase muy buena, que me hizo creer más en la innovación: "Antes de dejar de evolucionar, prefiero dejar de existir". Una frase inspiradora que indica que el cambio es hoy, y ahora. Mi padre también decía: "Sólo los tontos no cambian". Ya desde muy pequeña se me inculcó que no podemos estar sentados esperando a que las oportunidades lleguen, sino más bien, hay que salir a buscarlas. Es por esto que el diseño está surgiendo.

El diseñador en su totalidad, tiene la labor de comunicar. Pero para eso requiere un sinfín de herramientas, que le ayudarán a realizar esta labor de la manera más eficiente. Es proactivo. Esto quiere decir que busca problemáticas, no las espera. Se mueve con el medio y está constantemente estudiando el comportamiento de las personas, logrando así detectar conflictos que puedan ser perjudiciales para el desarrollo empresarial. Está al tanto del mercado, de sus competencias, y sobre todo de sus usuarios, ya que el medio exige mayor movimiento y velocidad mental.

No hay comentarios:

Campo académico de la innovación y la relación con una perspectiva de diseño ..Valeria Alejandrina Jimenez Pinzón

Campo académico de la innovación y la relación con una perspectiva de diseño ::Valeria Alejandrina Jimenez Pinzón. Resúmen de  Leon Cruick...